Quiste de Baker

Un quiste de Baker, también conocido como quiste popliteo, es una inflamación benigna de la bolsa sinovial del músculo semimembranoso o más raramente de algún otro, que se encuentra detrás de la articulación de la rodilla.

quiste de baker

En realidad no es un “verdadero” quiste , ya que se mantiene a menudo una comunicación abierta con el saco sinovial, es decir, es un bolsillo cerrado rodeado por una membrana epitelial distinta y desarrollándose de forma anormal en el lado posterior de la rodilla (llamada la poplítea), generalmente a expensas de la bursa serosa poplítea.

Es una hinchazón regular, renitente (medio dura) y no latente en la auscultación. En casos extremos, es del tamaño de una pelota de tenis. El dolor y la incomodidad funcional aumentan con la altura.

Su nombre proviene del cirujano inglés William Morrant Baker , nacido en 1839 y fallecido en 1896.

Quiste de Baker: Causas

quiste de baker

El quiste de Baker puede ser el resultado de una invasión de líquido sinovial dentro de una zona posterior de la rodilla debilitada por:

  • enfermedad de las articulaciones (causa mecánica, como osteoartritis, condritis, necrosis, afectación de meniscos y ligamentos …);
  • enfermedad del líquido sinovial tal como osteocondromatosis o tumores 
  • otra causa inflamatoria tal como artritis reumatoide o artritis psoriásica 
  • infección local de la rodilla por organismos parásitos (bacterias del género Borrelia , responsables de la enfermedad de Lyme, por ejemplo).

Quiste de Baker: Sintomas

  • Dolor e hinchazón en la parte posterior de la rodilla.
  • Tumefacción visible cuando el paciente está de pie o acostado .
  • Un quiste roto produce hinchazón y hematoma, a menudo precedido por dolor severo en la pantorrilla superior.

El quiste roto produce dolor intenso en la pantorrilla con la desaparición del quiste previamente conocido. Además, se manifiesta hinchazón del área, a veces con un hematoma de región más o menos voluminosa.

Quiste de Baker: Tratamiento

El tratamiento del quiste de Baker por lo general sigue un tratamiento natural, sin ser necesario la ciurgía, como ya veremos. Pero para llegar a hacer un diagnóstico correcto, es necesario realizar una serie de pruebas para determinar luego el tipo de tratamiento a seguir.

El exámen inicial más común para tratar un quiste de Baker es la auscultación (exploración de sonido), posiblemente completada luego por:

  • un ultrasonido en caso de quiste de pequeño volumen,
  • una radiografía de rodilla (perfil de la cara de incidencia de la rótula de 30 ° y 60 °),
  • un examen biológico: hemograma , velocidad de sedimentación, proteína C-reactiva,
  • cuestionario (¿el paciente ha sido mordido previamente por una garrapata , con otros síntomas sugestivos de la enfermedad de Lyme?)
  • una punción del quiste (después de la verificación de la ausencia de aneurisma arterial), con una aguja de gran diámetro porque el líquido a menudo es grueso o incluso gelatinoso. El análisis del líquido permite eliminar o confirmar ciertas hipótesis de causas (mecánicas, inflamatorias o infecciosas).

Los quistes de Baker en los niños, a diferencia de la gente mayor, casi siempre desaparecen con el tiempo, y rara vez requieren la excisión.

Quiste de Baker: Tratamiento Natural

El Quiste de Baker, en la mayoría de los casos, no necesita tratamiento al menos que éste sea sintomático. La elevación de las piernas y el descanso son suficientes en casi todos los casos para su eliminación, aún si se tuviera un Quiste de Baker complicado. 

Quiste de Baker: Tratamiento Quirurgico

Si el paciente tuviera un Quiste de Baker complicado, su aspiración puede ser posible para disminuir su tamaño. Después del tratamiento quirurgico de la aspiración, es necesario aplicar, para bajar la inflamación, una inyección de corticosteroide.

La cirugía se aplica solo en los casos de quistes que ocasionan molestias y problemas significativos, siendo raramente necesaria. 

Solo se realizará una cirugía del Quiste de Baker en los siguientes casos:

  • en caso de afectación sinovial por un tumor (benigno o maligno) con, por ejemplo, osteocondromatosis. 
  • en presencia de trastornos funcionales graves ( genu varo genu valgo );
  • en caso de compresión vasculoneural no se alivia con una punción de evacuación.

A continuación puedes ver un video en donde se explican más detalles del quiste de Baker:

 

Términos por los que llegaron a este artículo:

  • quiste sinovial rodilla
  • quiste de baker en rodilla tratamiento fisioterapia
  • quiste de baker fotos
  • quiste de baker fisioterapia
  • quiste popliteo de baker
  • quiste de baker roto
  • quiste de becquer
Quiste de Baker
5 (100%) 1 vote

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *